Una receta para mantenerte en forma este verano

Una receta para mantenerte en forma este verano

Llega el verano y es el momento de mantenerse en forma. Para ello lo mejor es realizar cenas sanas y ligeras. No tenemos que pasarnos con las comidas ni con las cenas. Son días en los que trasnochamos y bebemos bastante. Por eso hay que saberse cuidar. Hoy te proponemos una receta rica y sana. Se trata de una receta de wraps de tomate y jamón. Acompáñala con un vaso bien fresquito de gazpacho y disfruta de las noches veraniegas. La dificultada es mínima y lo tendrás en 10 minutos.

Ingredientes

  • -2 tortillas de trigo
  • -6 lonchas de jamón serrano
  • -40g de aceitunas negras en rodajas
  • -Aceite de oliva
  • -Orégano
  • – Bote de tomate

Preparación

Nos ponemos manos a la masa porque es muy sencillo. Lo primero es extender una tortilla en un plato y unta un par de cucharadas de Tomate de la marca Hidra, que está elaborado a partir de las mejores variedades de tomates frescos, aceite de oliva virgen extra y sal. A continuación, echa un chorrito de aceite de oliva, orégano y sal si lo considerases necesario, aunque teniendo en cuenta que el jamón serrano le aportará un toque salado.

Luego coloca 3 lonchas de jamón serrano encima del tomate, 20 gramos de aceitunas y enrolla la tortilla. Repite todo el proceso con la otra tortilla. Una vez las tengas listas, puedes cortarlas a la mitad y asegurarlas con un palillo para evitar que se desenrollen. Sirve los wraps acompañados de un vaso bien fresquito de gazpacho y disfruta del verano. Sin duda un palto muy sencillo y que puedes hacer en cualquier momento. Además como no te lleva mucho tiempo, puedes hacerlo rápido, justo al venir de un espléndido día de piscina. Si te ha gustado esta receta de wraps también puedes hacer más.

Consejos de verano para los niños

Una vez que tenemos la barriga llena, te ofrecemos una serie de consejos de verano de alimentación para los más pequeños. Y es que durante estos días pasan mucho más tiempo en casa y hay que tener mil ojos con ellos.

Lo más importante es realizar un desayuno completo. Las mañanas de verano para ellos se basan en piscina, playa, amigos o hacer deporte, teniendo en cuenta que el desayuno es la comida más importante del día, no podía ser menos con una mañana tan ajetreada. Es ideal para comenzar el día y afrontarlo con energía un desayuno compuesto por lácteos, cereales y fruta de temporada.

Las altas temperaturas del verano y el estar todo el rato moviéndose hacen que pierdan una mayor cantidad de nutrientes y energía en esta época. Por este motivo, en verano es todavía más importante el almuerzo. Lo podemos arreglar con un yogurt, un sándwich o una pieza de fruta.

Ahora bien, no te pases con la merienda cena. Algo muy habitual en estas épocas. Te encuentras en la piscina y decides pinchar algo. Esa comida se extiende hasta la cena. Para nada es recomendable, eso quiere decir que no ha habido la merienda suficiente o que directamente no ha habido ninguna clase de alimento en toda la tarde. Recuerda que es imprescindible que se hagan las 5 comidas al día y más aún para los más pequeños en esta época del año.

El consejo que te damos es hacer una merienda similar a la del almuerzo. De este modo evitarás que la cena sea muy abultada, cosa que ocurre con la merienda-cena, y será más saludable y beneficioso para los más peques de la casa. Y picar sano es posible. Unos frutos secos, una ensalada de frutas variadas, un zumo natural… ¡Unos pepinillos! De este modo podemos superar esos momentos de hambre entre comidas sin hacer que nuestro cuerpo se resienta.

Durante el verano también es importante ya que nos aportan energía. Ensaladas de pasta, añadir legumbres a las ensaladas, pan en las comidas o cereales en el desayuno. El pescado contiene más agua que la carne y su digestión es más rápida. Además los ácidos grasos esenciales del pescado azul ayudan a nutrir la piel desde el interior. En época de mucho calor el postre ideal sería un yogur o helado de yogur (sin nata), sorbete o helado de hielo.

Ya has visto que con el verano llega el calor, el sol y la playa y los más pequeños no se quieren perder una. Mientras que los padres dejan el trabajo, los horarios de comida, y las costumbres saludables. Se debe seguir una dieta equilibrada pero teniendo en cuenta algunos factores que son de sentido común.