Se reactivan las BBB

Se reactivan las BBB

Las bodas, bautizos y comuniones que quedaron canceladas en 2020 por culpa de la pandemia se están reactivando poco a poco y esto ha provocado un boom de eventos en toda España que está colapsando restaurantes especializados, sobre todo aquellos que cuentan con espacios al aire libre.

Hay quien tiene suerte y no se ha visto bombardeado aún pero la realidad es que muchos de nosotros ya tenemos la agenda colapsada: el bautizo de mi sobrina, la comunión del hijo de mi primo y la comunión de la hija de una amiga, y a eso súmale dos bodas que tenía en 2020 que han pasado a junio de 2021 más una boda más que tenían ya programada para septiembre de 2021. Y ese esas son solo mis citas de eventos, que si a eso le sumamos los eventos a los que me voy a ver obligada a ir por la parte de mi marido la cosa se complica aún más.

Para los organizadores de esos eventos todo esto está siendo una odisea, tanto si hablamos de un profesional tipo “wedding planner” o simplemente de la mamá de la niña que toma la comunión. Y es que muchos restaurantes estaban ya reservados para las fechas actuales de 2021 y encajar en los días libres los eventos de 2020 está siendo como intentar entrar en la ropa de verano de 2019 pre-pandemia, es posible que consigas ponerte esos pantalones pero irás tan apretada que te costará respirar con normalidad.

Y si para los organizadores está siendo complicado imaginad lo que implica para los invitados pensar en tantos eventos en tan poco espacio de tiempo. Por un lado, tengo que hacerme con un par de vestidos nuevos que pueda alternar para no coincidir con los mismos invitados y que sean igual de válidos para un bautizo que para una boda. He estado mirando en la web de tienda de vestidos para graduaciones porque creo que ese tipo de vestido corto me puede valer tanto para un bautizo como para una comunión e incluso para la boda de mi prima que es de día. Ahora bien, tendré que comprarme otro lardo para las dos bodas de noche que tengo e intentaré usar alguno de mis modelitos de temporadas anteriores para la comunión que me queda y en la que no puedo repetir el mismo vestido. Lo dicho, toda una odisea.

Ahora sumar los regalitos, porque a las bodas hay que ir con el dinero por adelantado, un mínimo de 100 euros por invitado así que si vamos tres por parte de mi familia ya son 300 euros por boda en regalito. Con el bautizo igual me libro, porque le compramos una trona enorme entre mi madre y yo a mi sobrina cuando nació hace un año así que ahora igual le compro un modelito de ropa para quedar bien y ya está, pero con las comuniones también hay que hacer un detallito algo más importante y la verdad es que no tengo ni idea.

Y luego, si me paro a pensar que estamos hablando de bodas, bautizos y comuniones indispensables porque realmente no pueden invitar a todo a que les gustaría por la limitación de aforo en los restaurantes pues miedo me da la agenda que vaya a tener en 2022. En serio, miedo me da.

Demasiado hipócritas

Y es que nuestra sociedad es demasiado hipócrita como para poner el STOP a ciertos códigos de estilo que deberían estar ya obsoletos.

La mayor parte de nosotros estamos de acuerdo con que hay que reciclar, reutilizar, reacondicionar y evitar la basura en la medida de lo posible porque eso genera contaminación, gasto de recursos limitados de nuestro planeta y, por supuesto, gasto económico. Pero, sin embargo, seguimos empeñadas en cambiar de vestido en cada evento y cuidado con repetir modelito si la boda es de la misma parte de la familia que aquella a la que fuiste en primer lugar con ese vestido.  Y digo yo, si el vestido es apropiado para el evento en sí y a mí me gusta ¿qué más dará que ya me lo hayan visto antes?

Incluso las actrices y cantantes repiten modelitos en los grandes eventos. ¡Hasta la reina Letizia se ha sumado a este movimiento! Y nosotras aún nos comemos la cabeza pensando en lo que tenemos en el armario, en lo que nos pusimos en las últimas bodas y el dinero que podemos invertir en comprar ropa nueva para los nuevos eventos. ¡Por amor de Dios! No seamos hipócritas y si realmente pretendemos estar concienciados/as con todo lo que le está pasando a nuestro planeta seamos consecuentes con ello y en todos los aspectos.

Lo que no puede ser es que estemos concienciados para reciclar en casa pero no para guardar el papel del chicle que se ha comido nuestro hijo y acabemos tirándolo donde no debemos. No podemos comprar un coche eléctrico porque no queremos contaminar más con nuestro viejo coche a gasolina y al mismo tiempo comprarnos un móvil nuevo todos los años, no porque se estropee el viejo, sino porque nos gusta estar a la última así que tiramos el viejo móvil generando más basura tecnológica que no es necesaria. Y del mismo modo no podemos estar lo suficientemente concienciados como para evitar cualquier tipo de plástico y mientras tanto seguir comprando ropa que no necesitamos solo porque no podemos repetir modelito o porque queremos ir de estreno. No es lógico, no es normal y por supuesto es muy hipócrita ser respetuoso con el medio ambiente solo cuando no nos perjudica.

¿A qué es muy cómodo, si tienes dinero, tirar la vieja televisión a la basura y comprarte una nueva 4K de 50 pulgadas para el salón? Probablemente sí, pero sería mucho mejor si levásemos la vieja televisión a un punto limpio o a una empresa que reacondiciona tecnología para poder darle una nueva vida a ese producto ¿verdad? lo que pasa es que es incómodo y si encima no ganamos nada a cambio porque no nos dan dinero por ella ni nos hacen un descuento pues no nos interesa en absoluto.

Hay que despertar, y debemos hacerlo antes de que sea demasiado tarde.

Las BBB que se celebren este año se harán sin baile y con las mascarillas puestas ¿verdad? Pues aprovechemos la ocasión para demostrar que tenemos dos dedos de frente y repitamos modelito, llevemos mascarillas higiénicas, evitemos los regalos inútiles y hagamos las cosas bien evitando que el restaurante se vea en un apuro por cuatro tontos que quieren fumar, o que se quitan la mascarilla para hablar, o que prefieren pagar multas antes que tener que cumplir una normativa básica que está ahí por nuestra seguridad y la de quienes nos rodean.