Regalar en San Valentín

Regalar en San Valentín

Yo no sé si os pasará a vosotros pero cuando pasa navidad y ya me he calentado la cabeza para conseguir averiguar qué regalar a mis familiares y luego, poco después, me llega un cumpleaños o cualquier otro evento ya no sé hacia dónde tirar, por mucho que me estruje el cerebro. Y ¿qué viene ahora? San Valentín.

Soy consciente de que el 14 de febrero no es más que un invento comercial para que la sociedad haga gasto, bien sea en cenas, veladas románticas o regalos materiales, pero no puedo evitar que me guste y por eso me pongo de mala leche cuando no sé qué comprarle a mi marido. Sin embargo, este año, tengo una sorpresa que sé que a más de una de vosotras, mis amigas lectoras, le va a encantar, porque he localizado una tienda online de regalos con precios muy buenos que tiene casi de todo, así que es mi salvación. Se llama Factor Chic y os he puesto el enlace por si queréis echar un vistazo.

En mi caso ya he hecho mi pedido online y le he comprado a mi novio por San Valentín, una pulsera de Lotus chulísima de caballero por 17 euros y un reloj de pulsera  de Marea por 20 más, así que me parece un chollazo este año mi regalo, y encima estoy segura de que le va a encantar.

Además, yo no soy de esas que va regalando cositas con forma de corazón aunque se ve que se venden mucho porque han subido un 400% ante la llegada de San Valentín. Resulta que sectores como el de los bombones, las flores o la perfumería facturan ese día un 20% del total de todo el año (eso es una barbaridad) y un dato muy curioso es que las ventas de velas para cenas románticas a través de Amazon aumentaron un 1200% el año pasado, y los objetos con forma de corazón se dispararon un 400% según los datos facilitados por el gigante de la venta online. ¿Es o no es para flipar?

Es que pensad en lo siguiente: una caja de bombones con forma de corazón que te cuesta normalmente unos 4 euros, en San Valentín (según esos datos) costaría por Amazon 16 eurazos, que se dicen pronto pero cuesta ganarlos ¿eh?.

Aunque, sin embargo, los últimos datos nos muestran que, de unos años a esta parte, se compra menos y se sale más. El gasto medio en bares y restaurantes el 14 de febrero del año pasado fue de 20 euros por persona, el ticket medio ese día fue de 40 euros, mientras que un sábado cualquier es de unos 37, y además los restaurante registraron un 15% más de usuarios que otro fin de semana del año. Vamos, que ese día pueden “hacer el agosto” si se lo proponen.

Pero, aunque las cosas vayan por modas, los clásicos siempre venden, así que perfumes, flores y bombones siguen siendo estrellas ese día y, en concreto, el que más brilla es el sector del perfume. En la campaña de San Valentín se vende el doble que en una semana normal.

Así que después de todos estos datos que os he ofrecido y dejando a un lado que a todas nos encanta (a mí la primera) ¿es o no es un invento comercial?

Deja un comentario