Reformar para vender y vender para comprar

En ocasiones, como bien dice el programa de televisión de Divinity, hay que vender para comprar, y para vender una vivienda a buen precio con el fin de comprar otra mejor, es necesario que esa primera casa se encuentre en buenas condiciones, algo que muchas veces no ocurre, por lo que meternos en una reforma suele ser una buena opción.

Está comprobado que invertir 5.000 euros en la reforma de una casa que vas a poner posteriormente a la venta, puede reportarte el doble de beneficios. Es decir, que si el valor de tu vivienda en el estado actual es de 45.000 euros e inviertes 5.000 en reformarla puede que el valor aumente hasta los 55.000 euros, por lo que no sólo conseguirás vender tu casa en menos tiempo sino que, además, obtendrás un beneficio superior al inicial. Es por eso por lo que muchas personas optan por contratar a una buena empresa que sea capaz de ofrecerles servicios integrales: reforma, interiorismo y decoración, etc. De este modo, invirtiendo un poco se puede ganar mucho.

Ahora bien, lo que muchos no saben es que desde hace unos años el gobierno español obliga a los propietarios que quieran vender su vivienda a estar en posesión de un certificado energético que demuestre a los compradores en qué tipo de vivienda están invirtiendo. Este certificado no es barato y debes saber muy bien a quien se lo pides porque hay ciertas empresas que incluyen en su presupuesto este documento para que el cliente no diseccione la factura y vea qué es lo que se les está cobrando en realidad. Planit es una buena empresa de certificados energéticos en Alicante que cuenta con técnicos altamente cualificados que pueden asesorar a sus clientes y proveerles de los certificados energéticos que necesiten. Eso es precisamente lo que debemos buscar en una empresa seria y profesional, a los verdaderos técnicos capaces de realizar este trabajo al tiempo que nos asesoran sobre cómo mejorar nuestra eficiencia y conseguir así un mejor resultado en el certificado, de lo contrario no sirven de nada, al menos en mi opinión.

shutterstock_326492432reducida

Reformar

Pero ¿qué partes de la casa son las principales a tener en cuenta para reformar si queremos vender la vivienda?

El baño: contar con un baño antiguo es algo que a los compradores hecha mucho para atrás. Si tienes una bañera vieja que ocupa más de medio aseo deshazte de ella y pon en su lugar un moderno plato de ducha.

La cocina: un lavado de cara a la cocina te puede reportar muchos beneficios. A veces no es necesario cambiar electrodomésticos ni fontanería, sólo necesitamos muebles nuevos, algo que no resulta tan caro como parece aparentemente.

El salón: normalmente esta estancia necesita poca reforma. Basta con actualizar los muebles, poner una buena iluminación para que no parezca oscura y contar con un buen televisor de plasma para que el salón parezca un lugar cómodo y moderno, muy actual a la vista de los posibles compradores.

Y, por supuesto, el dormitorio: Luz, luz, y más luz. Esa es la principal premisa de cualquier comprador. La gente joven busca dormitorios cómodos, con pocos muebles que limpiar y mucha luz. Lo ideal es que sea luz natural así que si tienes una buena ventana tira las viejas cortinas y pon estores modernos que dejen pasar la claridad. Si no cuentas con una ventana muy grande opta por luces blancas, alógenas, y olvídate de la luz amarilla.