Qué hacer y ver en Matalascañas

Qué hacer y ver en Matalascañas

¿Conoces Matalascañas? Seguro que sí. Muchas gentes lo recuerdas por sus playas, pero este lugar mágico es mucho más. Se trata de la población perteneciente a Almonte, situada al lado del Parque Nacional de Doñana, que se ha convertido en los últimos años en un centro turístico importantísimo al que acuden cada año multitud de veraneantes y familias que cuentan aquí con una segunda vivienda.

Está dotado de muy buenos servicios e infraestructura, con magnífica playa de arenas finas y doradas e instalaciones hoteleras y de ocio. A estos atractivos hay que sumarle la proximidad al Parque de Doñana, lo que le hace aún más interesan. Pues bien, te vamos a decir qué es lo que no te puedes perder en tu próxima visita. Y si ya lo conoces, no dudes en repetir porque siempre se encuentra algo nuevo.

Las playas

No descubrimos nada nuevo cuando te decimos que Matalascañas tiene fabulosas playas para disfrutar de divertidos baños rodeado de naturaleza. Con kilómetros de finas arenas, blancas y limpias como ninguna, con aguas calientes. Este lugar es, sin duda, referente del turismo de calidad. Y rodeando a la ciudad, naturaleza, el coto de Doñana con la hermosura propia del mejor parque de Europa y por otro lado el parque dunar, de reciente creación para pasear y vivir el encanto del bosque de pinos. Para saber más sobre el mar, se puede visitar el museo marino, dentro del parque dunar.

Torre de la Higuera

Es una de las imágenes más características de esta playa, conocida también como el Tapón de Matalascañas. Y es que tiene mucha historia, ya que formaba parte de una de las once torres almenaras que fueron construidas en la costa de Huelva en el siglo XVI. Lo que hoy podemos ver en el agua eran precisamente los cimientos de una de esas torres, ya que fue derrumbada durante el terremoto de Lisboa de 1755. Echa un vistazo a tus fotos de vacaciones en Matalascañas, o las de  tus amigos, seguro que está presente en todas.

Deporte

Si te gusta hacer deporte te va a gustar este lugar. Por ejemplo puedes hacer golf en el campo de Golf Dunas de Doñana, de 18 hoyos. Mientras que para los amantes de los deportes náuticos está el Club Náutico de Matalascañas, en donde se pueden recibir lecciones para el manejo de barcos, veleros o hacer algo de windsurfing y submarinismo.

Qué comer

Y después de una visita a la ciudad, o de hacer deporte para ponernos en forma, es el momento de recuperar fuerza. Y la mejor forma es hacerlo con la gastronomía que tenemos en Huelva, y concretamente en esta zona. De primero no puede faltar el plato más rico de España, el jamón. Pero en este caso de un jamón de Huelva que quita el sentido. Si quieres comer algo muy muy típico, pide en cualquier restaurante La tagarnina. Esta sencilla receta incluye entre sus ingredientes la gamba, el jamón y el huevo. Esta combinación de productos del mar y del campo da como resultado un autentico plato gourmet. Así podrás comer algo muy típico.

Y no te puedes ir sin comer unas coquinas. Ya a sea como tapa, ración o plato principal, aparece en las cartas de la mayoría de los restaurantes y bares de tapas de la región. ¿te has quedado con hambre? Pues haz hueco para el postre. Y nuestra recomendación son las perrunilla. Un dulce que hacían las monjas que podríamos definir como una especie de pastas de té o galletas pero que están elaboradas con el inconfundible estilo de la cocina andaluza.

Una segunda residencia

Como te hemos dicho antes, cada año son cientos los  veraneantes y familias que cuentan aquí con una segunda vivienda. Ya sea para alquilar o incluso para vender, no dudes en echar un vistazo a las inmobiliarias porque puedes encontrar gangas. Por ejemplo, un piso de dos dormitorios situado en una urbanización muy tranquila, con piscina comunitaria y con amplias zonas ajardinadas, y que tiene una terraza con posibilidad de hacer otra terraza. Pues por un precio de 84.000 euros. Y por 104.000 euros, en la web de Inmodoñana puedes encontrar un dúplex a unos 150 metros del mar. La vivienda se compone de 2 habitaciones amplias con armarios empotrados, Baño completo con plato de ducha, cocina independiente completamente amueblada, Amplio salón comedor con terraza, vistas a la piscina y alrededores.

Preciosas playas, buena gastronomía, mejor gente y unos precios de pisos para poder entrar a vivir ya mismo. ¿Qué más te hace falta para apostar por Matalascaña? La verdad es que no te vas a arrepentir de la elección.