Jamón: un detalle excelente a la hora de hacer un regalo

Jamón: un detalle excelente a la hora de hacer un regalo

Hemos presumido en España una y mil veces de la gran calidad de la que disponen algunos de nuestros productos más destacados en materia alimentaria. El queso, el aceite de oliva, el vino… son solo algunos de los que más capacidad tienen para llamar la atención entre los consumidores nacionales e internacionales. Pero ya os habréis fijado en que no hemos mencionado uno, que probablemente sea la estrella de la gastronomía española. Sí, hablamos del jamón, de ese manjar que tanto nos encanta y que tantos momentos de placer nos ha dado.

El portal web 3tres3 aseguraba, ya hace algunos años, del tremendo impacto que tiene un producto como del que venimos hablando en una sociedad como la española. Estamos hablando de los años 2004 y 2005. El jamón ya era una auténtica referencia gastronómica, tal y como lo ha sido durante prácticamente toda la vida en el interior de nuestras fronteras. Y es que un producto como este ha sido capaz de conquistar los paladares no solo de todos los españoles y españolas, sino de una gran parte personas que han visitado nuestra tierra o que, sin hacerlo, saben de la enorme capacidad del jamón para alegrar los menús y las tapas que se consumen a la largo y ancho del mundo.

Otra noticia en este caso publicada en la página web Financial Food, indicaba que dos de cada diez europeos iban a aumentar el consumo que hacía de jamón ibérico al año. Se trata de un dato significativo y que pone de manifiesto que no solo en España es tendencia el jamón, como todavía piensan algunas personas. El jamón es una tendencia a nivel mundial y podríamos corroborarlo con cualquier otro dato que haya sido publicado en los últimos años por cualquier medio de comunicación.

Continúa creciendo el número de personas a las que les encanta el jamón en todo el mundo. Eso es lo que nos lleva a pensar que este puede ser una idea magnífica para regalar de cara a un evento como un cumpleaños. Los profesionales de Iberjagus nos han transmitido que, en los últimos años, y a fin de tener un detalle con gente allegada, muchas personas han aumentado su compra anual de jamón. Se trata de un producto que no pasa de moda y que, a buen seguro, deja satisfecho a todo el mundo a la hora de comer o tapear.

Tendencia más allá de Navidad

Hay una creencia extendida, y que ha sido cierta durante muchos años, que invita a pensar que el jamón es un producto típico de la Navidad. Nosotros lo creemos, pero también estamos convencidos de que cualquier persona se alegrará de recibir un regalo en forma de jamón con independencia de la época del año en la que nos encontremos. En los últimos años, estos años en los que, como decimos, está aumentando la demanda de jamón, también hemos observado que esa demanda está creciendo especialmente en momentos que no son previos al periodo navideño. Y es que el jamón es un producto ideal para cualquier persona y en cualquier momento.

Es esto lo que permite que la popularidad de un producto como este y de las empresas que se encargan de fabricarlo y comercializarlo sea tan grande y continúe creciendo de un tiempo a esta parte. De cara al futuro, estamos convencidos de que va a seguir creciendo esa popularidad y también el número de personas que se muestran interesadas en el consumo de cualquier tipo de jamón. Esto reforzará la marca España y nos ayudará a seguir creciendo como economía. Teniendo en cuenta cómo marchan las cosas últimamente a nivel general, esta ayuda nos vendrá de perlas.

El secreto del éxito que rodea a la industria del jamón en España reside en la apuesta firme y clara por la calidad. No es este un tema que sea negociable prácticamente para ningún productor. Y la imagen que se ha generado en torno a eso es tremenda. Son buenas noticias para la industria española y para el país en general. Desde luego, está claro que hay que seguir por esta vía si queremos seguir desarrollando un modelo alimentario y económico que se ajuste exactamente a las pretensiones que manejamos.

Estamos convencidos de que, por mucho que pasen los años, vamos a seguir apostando por una industria alimentaria que ponga en valor todo lo que hacemos en un país como el nuestro, que no son pocas cosas y que, además, solemos menospreciar a menudo. Lo de fuera no siempre es lo mejor y la prueba más absoluta de lo que estamos hablando es la que os transmitíamos sobre los productos como el jamón. Y es que el jamón es sinónimo de calidad, de placer para nuestro paladar. Y, en consecuencia, es sinónimo de felicidad. Eso es lo más importante.