Duchas o bañeras: ventajas y tips para elegirlas

Duchas o bañeras: ventajas y tips para elegirlas

El baño es un lugar en el que, si bien pasamos poco tiempo, es un espacio que se valora por su aura de intimidad y tranquilidad. La hora del baño es uno de esos momentos en los que el cuerpo comienza a relajarse después de una dura jornada. Por ello es importante elegir sabiamente el lugar en el que vamos a tomar ese baño, si en una ducha o en una bañera.

Tomar una decisión de este tipo es importante y deben tomarse en cuenta varios aspectos. Para resolver todas estas dudas, hemos contactado con los especialistas de BañoSpacio, quienes nos comentaron cómo elegir entre duchas y bañeras.

¿Por qué elegir una ducha?

Las duchas son una opción muy buena para un baño familiar ya que son cómodas, funcionales, ocupan poco espacio y hay una infinidad de medidas y diseños que se adaptan a cualquier estilo decorativo. En el mercado se puede encontrar platos de ducha cerámicos, de resina e incluso de mármol; la oferta de materiales es muy amplia y para todos los gustos.

Los platos de ducha se pueden encontrar en diferentes colores, lisos y decorados, con o sin textura. Además, hay multitud de formatos entre los que podemos elegir: cuadrados, semicirculares, rectangulares y prácticamente de cualquier medida.  Por lo que es una opción versátil que permite explotar la creatividad y el juego en la decoración del espacio.

Ventajas de elegir una ducha

Para poder tomar una decisión acertada, tenemos que conocer cuáles son las ventajas que trae la instalación de una ducha en casa. Estas son:

  • Estilo: las duchas le aportan al baño un aire actual y moderno, especialmente las construidas abiertas y a ras de suelo. Que sea una ducha no significa que se deba renunciar a ciertas comodidades que hacen del baño un espacio más interesante, instalar una columna de ducha puede ayudar a relajar el cuerpo mediante un momento de hidromasaje durante el tiempo que dure la ducha.
  • Higiene: las duchas tienen un acceso de entrada y salida más fácil, lo que significa que el momento de la limpieza es más sencillo.
  • Funcionalidad y espacio: la ducha permite aprovechar mejor el espacio del que se dispone. Y si lo que se necesita es ganar espacio en un baño pequeño, la ducha es la mejor opción.
  • Ahorro: la ducha es una opción más ecológica ya que requiere un gasto de agua menor que la bañera y eso, en estos tiempos en los que la responsabilidad con el medio ambiente y las ganas de las personas de ayudar a disminuir la contaminación está siendo un valor fundamental las duchas son ideales.
  • Movilidad: la ducha permite una mayor libertad de movimientos y eso es un factor que se debe evaluar cuando en casa habitan personas con movilidad reducida y personas mayores.
  • Seguridad: En un punto anterior hablamos de cómo la ducha es beneficiosa para las personas con movilidad reducida o para las personas de la tercera edad por la libertad de movimiento, que les permite. A este aspecto debemos agregar que la ducha garantiza mayor autonomía. Si se utilizan artículos como barras de apoyo y alfombras anti resbalantes, no solo ganan independencia y privacidad, sino también seguridad al minimizar los riesgos de caída.
  • Tiempo: la ducha ofrece rapidez, algo que es necesario considerar cuando se trata de la vida tan ajetreada que se lleva hoy en día. Los baños largos, suelen ser durante los fines de semana y se pueden disfrutar de igual manera en una ducha.

¿Por qué elegir una bañera?

Las bañeras en sí son un elemento decorativo, lujo y confort que merece la pena destacar en los baños. Su aspecto resulta bastante más espectacular que el de un plato de ducha ya que existen diseños que van desde lo más simple (en formato rectangular) hasta los modelos más sofisticados con formatos dobles o tratamientos de hidromasaje. En este punto se puede destacar que también existen bañeras de diseño que, pasan a ser el centro de atención de los baños por su estilo sofisticado, sus prestaciones y su comodidad.

Este tipo de bañeras vanguardistas, atractivas y diferentes, aportan un valor añadido al baño que la contenga, pero se debe disponer de más espacio para su colocación y para que se cree un estilo decorativo que la realce.

Ventajas de elegir una bañera

Así como hablamos de las ventajas de elegir una ducha, las bañeras tienen las suyas, algunas de ellas son:

  • Sirve para almacenar agua: la bañera puede ser de gran ayuda como almacenaje de agua ante alguna emergencia que pueda presentarse.
  • Espacio de juego: si hay niños en casa, una bañera no solamente facilita la rutina del baño, sino que les otorga un espacio para relajarse y jugar mientras dure el agua caliente en la tina. Si hay niños en casa, las bañeras son una excelente opción.
  • Lavadero: gracias a su tamaño, la bañera resulta el lugar más inteligente para lavar objetos grandes que no caben en ningún otro fregadero del hogar.
  • Relajación: Si el baño es un momento que se utiliza para reflexionar y al propietario le gusta tomarse su tiempo, la bañera es la opción adecuada. Hoy en día en el mercado se consiguen bañeras que tienen incorporados sistemas de hidromasaje, spa, formas ergonómicas, aromaterapia, luces en el agua, entre muchas otras adiciones que harán de la hora del baño, una experiencia deliciosa.

¿Qué aspectos se deben tomar en cuenta para elegir entre ambas?

Si bien ya hemos hablado de las ventajas que ambas pueden ofrecer, es importante que tomemos en cuenta aspectos fundamentales que parecen ser evidentes, pero que a veces, por una cuestión de gustos, dejamos de lado, estos son:

  • Tamaño del baño

Lo primero que debemos tener en cuenta es el tamaño del baño, si se trata de un baño pequeño o mediano, tal vez instalar una bañera no sea la opción más inteligente. Sin embargo, hay maneras de optimizar espacios pequeños y que sean funcionales para los propietarios, en caso de que no quieran renunciar a la posibilidad de una bañera. Lo importante en este caso es que sea un trabajo hecho con inteligencia y con elementos que permitan su utilización de forma segura y cómoda, porque ¿de qué sirve tener una bañera si es un suplicio poder utilizarla?

Las duchas pueden instalarse fácilmente en cualquier rincón, y por la versatilidad que tiene en sí misma, se puede adaptar al espacio disponible dejando el lugar restante para el resto del mobiliario.

  • Adultos mayores y niños en casa ¿Cuál es la mejor opción?

En los apartados anteriores ya hablamos de esto, sin embargo, salvo que se tenga dos baños en casa y pueda instalarse una bañera y una ducha, habrá que tomar una decisión. Si este es el caso, nos inclinamos más por las duchas, ya que dan más facilidad de movimiento, en ellas también se pueden agregar plataformas de baño para los niños, mientras estos van creciendo. Ya que en el caso de los adultos mayores, la situación se hará más y más complicada a medida que el tiempo vaya pasando.

  • ¿Qué tan seguido disfrutas de un baño de más de 20 minutos?

Para nadie es un secreto que a todos nos gusta disfrutar de un buen baño, pero es importarte sincerarse ante este punto, porque no solamente se trata de relajarse, sino que hay que considerar los gastos que produce el consumo de agua.

Una bañera consume mucha más agua que una ducha y si la frecuencia de esos baños relajantes no es muy significativa, puede que la elección sea más sencilla de lo que parece. Si se considera el factor económico, la ducha es mucho más rentable y significará una reducción importante en la factura del servicio.

Ahora bien, si no puedes renunciar a esos baños relajantes, y por ende a la bañera, lo que podemos recomendar es que se utilice esa agua para otras cosas como, bajar el tanque del retrete, lavar el coche y las ventanas, etc. Lo importante es que sea reutilizada para que contaminemos lo menos posible.

  • El estilo decorativo.

Hay muchas opciones en bañeras, griferías de ducha y cabinas, que pueden servir de guía para a orientar la elección en base al estilo decorativo que se le quiera dar al baño. Para buscar inspiración, una fuente inagotable es el internet y plataformas como Pinterest, en las que es muy sencillo encontrar cientos de ideas que encajen en los gustos del propietario.

La eterna discusión entre si las duchas o las bañeras quedó atrás, ya que la realidad es que ambas ofrecen cosas que las diferencian, pero también aspectos en común. A fin de cuentas, la decisión debe ser tomada por las personas que utilizaran el baño, sus gustos y sus posibilidades, ya que lo más importante es sentirse cómodo y feliz con lo que se tiene en casa.

Elegir entre una y otra es netamente una cuestión de lo que sea más agradable y funcional para los habitantes del hogar, por lo que la mejor recomendación que podemos dar, es que se elija alguna de las dos, por la cantidad de beneficios que le aportará a todo el núcleo familiar.