¿Cómo debe ser la habitación de tu hij@ según su edad?

Para nuestro hijo o para nuestra hija siempre queremos lo mejor, por eso, debemos cuidar el entorno en el que crece y uno de los entornos en los que más tiempo va a pasar es su habitación. En su habitación, nuestros hijos descansan, juegan, estudian, aprenden, desarrollan ideas e incluso las llevan a cabo dependiendo de su edad, por ello, su habitación debe ser su lugar de confort, el espacio en el que se sienta más cómodo y al mismo tiempo más productivo, pero sobre todo teniendo en cuenta la prioridad de su descanso y su actividad.

Antes que nada, si tienes preguntas por la edad que tiene tu hijo o hija, hay que aclarar un poco el asunto ya que no hay una edad a partir de la cual un niño “deba” tener su propia habitación, esto depende de varios factores, incluyendo las necesidades y circunstancias individuales de la familia, así como las preferencias culturales y el espacio disponible en el hogar:

  • Desarrollo del niño: es importante tener en cuenta la etapa de desarrollo del niño. Los bebés y niños pequeños pueden necesitar estar cerca de sus padres por razones de seguridad y comodidad, mientras que los niños mayores pueden estar más preparados para tener su propio espacio.
  • Disponibilidad de espacio: la cantidad de espacio disponible en el hogar puede influir en la decisión. Si hay suficiente espacio para que cada miembro de la familia tenga su propia habitación, puede ser más factible que los niños tengan su propio espacio desde temprana edad.
  • Cultura y tradiciones familiares: en algunas culturas y familias, es común que los niños compartan habitación con sus hermanos u otros miembros de la familia durante períodos más largos, mientras que en otras culturas se valora más la independencia temprana. Esto puede verse en algunas culturas asiáticas, como en Japón y Corea del Sur, se puede observar una valoración de la independencia temprana en términos de fomentar la responsabilidad personal y la autodisciplina desde niño.
  • Necesidades individuales: las necesidades individuales del niño y la familia también son importantes consideraciones. Algunos niños pueden beneficiarse de tener su propio espacio para la privacidad y la autonomía, mientras que otros pueden sentirse más seguros y cómodos compartiendo habitación con un hermano o familiar.

Características esenciales para la habitación de un niño hasta los 12 años.

Durante la niñez media, los niños entran en la escuela y continúan desarrollando habilidades cognitivas, sociales y emocionales. Comienzan a aprender habilidades académicas, a establecer relaciones más complejas con sus padres y a desarrollar un sentido de identidad personal. Por tanto, para el diseño de su habitación deberían tomarse en cuenta los siguientes aspectos:

  • Seguridad: la seguridad es fundamental en una habitación para niños. Asegúrate de que los muebles estén bien anclados, los enchufes eléctricos estén protegidos y que cualquier elemento potencialmente peligroso esté fuera del alcance de los niños pequeños.
  • Espacio de juego: los niños necesitan espacio para jugar y explorar, así que establece zonas designadas tanto para jugar con sus juguetes como para exponer aquellos que quiera tener a la vista y que pueda tener así sus juguetes favoritos a mano.
  • Zona de estudio: conforme los niños crecen, es importante proporcionarles un espacio dedicado para estudiar y hacer sus deberes. Esto puede incluir un escritorio o una mesa con una silla cómoda, buena iluminación y espacio para guardar su material escolar.
  • Almacenamiento accesible: incorpora soluciones de almacenamiento que sean accesibles para los niños, como estanterías abiertas, cajones bajos y percheros a su altura. Esto les ayudará a desarrollar habilidades de organización y autonomía.
  • Personalización: permitir que los niños personalicen su espacio con decoraciones, colores y temas que reflejen sus intereses y personalidad puede ayudarles a sentirse más cómodos y a desarrollar un sentido de identidad.
  • Iluminación adecuada: asegúrate de que la habitación tenga una buena iluminación natural durante el día y opciones de iluminación ajustables para la noche. Una lámpara de noche suave puede ser reconfortante para los niños que tienen miedo a la oscuridad, permitiendo así que puedan descansar evitando problemas nocturnos.
  • Zona de descanso: proporciona un área cómoda y tranquila para que los niños puedan descansar y dormir. Una cama adecuada para su tamaño y preferencias, junto con ropa de cama suave y confortable, ayudará a promover un buen descanso.
  • Espacio para actividades creativas: fomenta la creatividad proporcionando espacio y materiales para actividades como dibujar, pintar o hacer manualidades. Una mesita o un área de trabajo con suministros artísticos puede ser inspirador para los niños.

Al diseñar una habitación para un niño hasta los 12 años, es importante tener en cuenta su edad, intereses y necesidades en constante cambio, así como crear un entorno que fomente su crecimiento, desarrollo y bienestar.

Características esenciales para la habitación de un niño a partir de los 12 años.

Esta etapa se caracteriza por cambios físicos, emocionales y sociales significativos. Los adolescentes experimentan la pubertad, lo que conlleva cambios hormonales, crecimiento físico y desarrollo sexual. También exploran su identidad personal, establecen relaciones más íntimas y comienzan a tomar decisiones importantes sobre su futuro. Por tanto, para el diseño de su habitación deberían tomarse en cuenta los siguientes aspectos:

  • Privacidad: a medida que los niños se vuelven adolescentes, es importante proporcionarles un espacio que les brinde privacidad y autonomía. Considera cómo puedes crear áreas separadas dentro de la habitación para estudiar, dormir y relajarse.
  • Zona de estudio funcional: los adolescentes pasan más tiempo estudiando y haciendo deberes a medida que avanzan en la escuela secundaria. Proporciónales un área de estudio funcional con un escritorio espacioso, una silla cómoda y apta para largas horas de estudio y suficiente iluminación para trabajar de manera efectiva.
  • Espacio de almacenamiento organizado: los adolescentes suelen acumular una gran variedad de pertenencias, desde libros y ropa hasta dispositivos electrónicos y recuerdos personales. Asegúrate de proporcionar suficiente espacio de almacenamiento, como estanterías, armarios y cajones, para mantener la habitación libre de desorden.
  • Área de entretenimiento: los adolescentes disfrutan pasar tiempo con amigos y relajarse después de la escuela. Puedes considerar incluir una zona de entretenimiento con un televisor, una consola de videojuegos u otros dispositivos, así como asientos cómodos para socializar y pasar el rato.
  • Conexión a internet y estación de carga: los adolescentes dependen mucho de la tecnología para comunicarse, estudiar y entretenerse, por lo que debes asegurarte de que la habitación tenga una conexión a internet confiable y una estación de carga que admita una gran variedad de dispositivos electrónicos, como teléfonos móviles, tablets y ordenadores con todos sus componentes.
  • Decoración personalizada: permitir que los adolescentes personalicen su espacio con elementos, colores y accesorios que reflejen sus intereses y personalidad puede ayudarles a sentirse más cómodos y a expresarse de manera creativa, como bien saben los profesionales de Bayeltecnics Design.
  • Iluminación ajustable: proporciona opciones de iluminación ajustable que permita a tu hijo controlar el ambiente de su habitación, desde una iluminación brillante para estudiar hasta una iluminación más suave y relajante para dormir o tomar un descanso.
  • Espacio para relajarse: incluye un área cómoda para que tu hijo pueda relajarse, leer, escuchar música o simplemente pasar tiempo a solas. Para esto dispones de opciones como un sillón cómodo, una hamaca o cojines en el suelo.

Al diseñar una habitación para un adolescente, es importante tener en cuenta sus intereses, preferencias y necesidades individuales, así como crear un entorno que fomente su crecimiento, desarrollo y bienestar emocional.

¿Te gusta este artículo?

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir Linkedin
Compartir en Pinterest