Las vacaciones mejoran nuestra salud mental

Las vacaciones mejoran nuestra salud mental

La vida, en muchas ocasiones, se ha convertido en algo que no nos genera bienestar, sino más bien todo lo contrario. Lo saben bien las personas que se encuentran empleadas en los tiempos que corren, que no solo tienen que dedicar una buena parte de su tiempo a un trabajo que no les termina de convencer sino que, además, no son recompensadas de una manera suficiente ni en términos económicos ni en términos motivacionales. Esto, por regla general, termina provocando un estado de estrés y ansiedad entre los trabajadores y trabajadoras que convierte la vida en algo duro de soportar.

En una situación como tal, necesitamos encontrar fórmulas que nos permitan desconectar y que hagan de nuestra vida algo mejor si no queremos instalarnos peligrosamente en un estado de infelicidad constante que nos termine provocando todavía una dosis mayor de esa ansiedad y ese estrés que os comentábamos en el párrafo anterior. Desde luego, es obvio que a nadie le gusta pasar por un momento así, pero a veces no encontramos la solución para salir del atolladero en el que estamos sumidos ante nuestros ojos. Y aquí os vamos a dar alguna de las claves para combatirlo.

La solución que os proponemos desde este portal web es… viajar. Y no lo hacemos porque sí. Viajar tiene una serie de ventajas que deberíamos tener en cuenta. Y una de ellas es que, al cambiar de entorno, podemos cambiar el chip y disfrutar de esos momentos que no hemos podido disfrutar durante nuestras largas y agotadoras jornadas de trabajo. Seguro que conocéis a alguna persona que, después de encontrarse en una situación similar a la que hemos venido describiendo, ha visto en viajar la solución para buena parte de sus problemas psicológicos. Esa es la mejor prueba de que lo que os hemos propuesto funciona.

Una noticia que vio la luz en la página web eldiario.es aseguraba que hay seis razones científicas por las cuales viajar es una de las mejores cuestiones que podemos hacer para ganar en felicidad. Las compartimos con vosotros a continuación:

  • Viajar reduce el estrés y mejora el bienestar emocional, que es justo lo que necesitamos para recuperar la felicidad perdida a causa del trabajo.
  • Nuestro cerebro es el primer elemento de nuestro cuerpo que nos agradece la desconexión. Teniendo en cuenta su importancia, ser capaces de desconectarlo y que descanse es vital para nuestra salud.
  • Nuestro corazón, otra de las partes fundamentales de nuestro cuerpo, se convierte en un órgano más grande y sano a causa de nuestras vacaciones.
  • Viajar mejora la autoestima, que es uno de los asuntos que más nos puede afectar psicológicamente y que se va perdiendo a medida que aumentan nuestras horas de trabajo.
  • Viajar, por otra parte, nos hace tener una mayor amplitud de miras para afrontar los problemas que podamos tener ahora o en el futuro.
  • Viajar, en definitiva, nos hace felices. Solo con este argumento, debería bastar para hacerlo más a menudo.

Una noticia que publicada por el diario La Razón indicaba que solo el 9% de los españoles viaja al extranjero cuando tiene unos días de vacaciones. Aunque es cierto que viajar más allá de nuestras fronteras es una de las mejores maneras de ganar en cultura, lo cierto es que es igual de positivo para nuestra salud salir del país que desplazarnos hasta otro de los puntos de los que se compone nuestra geografía. Lo importante es que tengamos la oportunidad de desconectar y de cambiar el chip, al menos durante unos días. Si no es así, vendrán los problemas. Y lo harán más pronto que tarde.

¡Y que ningún imprevisto te detenga!

Marcharnos de vacaciones es mucho más que un derecho. Es una necesidad para paliar los males que nos deja el trabajo continuado durante meses. Por eso, para ganar en salud mental, siempre es recomendable salir de nuestra ciudad a cualquier otro punto para desconectar y recuperar nuestra paz interior. Dicen las estadísticas que la mayoría de viajes que se producen en este sentido se realizan en coche y que, justo unos días antes de salir de vacaciones, miles de españoles pasan por el taller con el propósito de que el coche no les dé ningún susto durante el trayecto. Desde Talleres Paiz BMW nos indican que, de hecho, la mayor afluencia de gente a los talleres de reparación de vehículos suele producirse en la antesala del mes de agosto.

Incluso desde Gesténica, una de las empresas líderes en España en cuanto a homologación de vehículos, aseguran que es en los meses previos a verano (e incluso a veces en pleno verano) cuando su buzón de consultas se llena de peticiones de presupuesto para la revisión y homologación de vehículos para viajar, como las furgonetas vivienda.

Está claro que es vital que nada falle en el transcurso de nuestro viaje porque, si es así, no solo no vamos a encontrar la manera de reducir esos niveles de agobio y de estrés, sino que se van a ver incrementados. Dicen que es mejor prevenir que curar… así que en lo que tiene que ver con la salud de nuestro vehículo, siempre será mejor que, antes de salir de la ciudad, pongamos los medios para que no tenga ningún problema en el transcurso de nuestras vacaciones.