Llanes, una joya en el Cantábrico

Llanes, una joya en el Cantábrico

En cualquier época del año visitar la localidad de Llanes en Asturias siempre es un placer porque Llanes es de esos lugares villas que nunca defraudan, su historia, su situación geográfica, su clima, sus gentes, su arquitectura… cada una de estas cosas por separado o todas ellas en su conjunto hacen que caminar, pasear o realizar una escapada de unos días en esta villa declarada conjunto histórico artístico en el año 1971.

Son numerosas las edificaciones y construcciones que nos recuerdan su glorioso pasado, como por ejemplo el paso allá por el año 1517 del emperador Carlos I, el cual se hospeda en una casa de la calle Mayor, la casa de Juan Pariente, oye misa en la iglesia, para lo cual se restaura el retablo central y recibe el vasallaje de los nobles locales.

Llanes conserva el segundo tramo de muralla medieval más largo del norte de España. Levantada en el siglo XIII, tiene una anchura media de metro y medio, y contaba con cuatro puertas principales, además de otras puertas pequeñas o postigos, algunos de los cuales se conservan hoy en día y eran utilizados para no tener que abrir las puertas principales.

Otras edificaciones reseñables son:

  • El Torreón. Inaugurada en el año 1480, actualmente alberga la oficina de turismo, si bien en su origen fue concebido como torreón de defensa, siendo utilizado más tarde como cárcel.
  • La Casa de Juan Pariente. La más antigua de la localidad, en ella descansó en septiembre de 1517, el emperador Carlos I, un día y dos noches.
  • Capilla de Santa Ana. Construcción del siglo XV. Su nave única y cuadrada, en su interior acoge un retablo del siglo XVII.
  • Palacio de Gastañaga. Antigua casa señorial de los Rivero. Construida en 1656, mantiene enteros los dos lienzos de fachada, el del Norte que da a la Calle Mayor y el de Poniente que da al puerto. Constituye una de las escasas muestras de arquitectura civil de los siglos XIV y XV en Asturias. Este palacio tiene la austeridad de una torre fortaleza, ya que sirvió de cierre defensivo a la villa de Llanes. En esta casa de hospedó Jovellanos.
  • Palacio de Posada Herrera. Edificado a finales del siglo XVII y el XVIII, por parte de las tres familias más influyentes de la villa, Valdés, Rivero y Posada. En su decoración destaca en la fachada principal el escudo de los Rivero-Posada. Actualmente alberga la Casa de Cultura, la biblioteca y el archivo municipal.
  • Casa del Cercau. Esta edificación fue ordenada construir por el obispo Pedro de Junco Posada, consejero real del Alto Tribunal de la Inquisición. Su construcción data de 1597, siendo ampliado durante los siglos XVII y XVIII, a los que pertenece la mayoría de la construcción actual. Anexo al palacio hay una capilla, donde estuvo enterrado el fundador.
  • Palacio de los Duques de Estrada. Este palacio fue construido en la Edad Media, conservándose la torre de los Aguilar de San Jorge del siglo XI. Remodelado en el siglo XIV adquirió su aspecto actual, de estilo barroco, con la construcción de su actual fachada en el siglo XVIII.
  • Basílica de Santa María del Conceyu. Es uno de los pocos ejemplos del estilo gótico en Asturias. Su construcción, a instancias del pueblo, se inició en 1240 y se continuó durante los siglos XIV y XV. Destacan sus dos portadas románicas, siendo la más antigua la del sudoeste, una torre campanario y un pórtico del siglo del siglo XVI. En su interior destacan el retablo plateresco de la nave central y el retablo manierista de la capilla de Juan Pariente.

Casas Indianas

Una escapada a Llanes es imperdonable si no visitamos alguna de sus múltiples casas de indianos, no en vano es el concejo con un mayor número de arquitectura indiana de Asturias. Se conocen como casas de indianos, aquellas edificaciones que los emigrantes españoles en América mandaron construir cuando retornaban a su origen tras amasar grandes fortunas. Ejemplos de esta arquitectura son La Pereda, La Casona de Verines, el Palacio de Santa Engracia, las escuelas de Vidiago, Villa Antolín…

Actualmente muchas de estas grandiosas y espléndidas casonas señoriales, todo un símbolo de una época, están reconvertidas en lujosos hoteles. Esto las convierte en un lugar perfecto para una escapada romántica a la luz de las velas. Así, si vosotros disponéis de una de estas casonas y también la queréis reconvertir, nosotros os recomendamos que el toque de color se lo deis con Velas Mas Roses, ya que la calidad es la que realmente marca la diferencia en un mundo cada vez más competido.