Legumbres de bote, tan sanas, nutritivas y deliciosas como las secas

Legumbres de bote, tan sanas, nutritivas y deliciosas como las secas

Las legumbres son alimentos muy nutritivos y no todo el mundo las incluye en su dieta, sobre todo, porque tardan mucho en cocerse. Hay que dejarlas a remojo la noche antes, dejarlas al fuego durante horas, y con el poco tiempo que tenemos, como para pasarse el día cocinando. Así que al final, la mayoría comemos cualquier cosa rápido y listo. Esto es un grave error, porque no nos estamos alimentando como es debido, con lo que acabamos teniendo carencias que a la larga, pueden provocar enfermedades más o menos graves.

Pero si quieres comer legumbres y no eternizarte en la cocina, la solución está en las legumbres en conserva, es decir, las de bote. Son igual de buenas que las crudas y están muy ricas. Además, hay infinidad de recetas con legumbres. Y ahora, con el frío y la lluvia del invierno, sientan a las mil maravillas. ¿Quieres conocerlas? Antes de nada te contamos las ventajas de comer legumbres en conserva.

Las ventajas de las legumbres en conserva

Las legumbres en conserva, a pesar de ser alimentos procesados, no perjudican la salud sino, todo lo contrario, ya que aportan importantes beneficios, aseguran en Redondo, una tienda donde se pueden comprar todo tipo de conservas, de las mejores marcas, desde legumbres y vegetales variados a salsas de tomate. Gracias a su tienda online, es posible comprar las mejores legumbres durante todo el año, a muy buen precio y sin necesidad de moverse de casa. Ahora sí que no tienes excusas para no comer legumbres.

Entre las ventajas de consumir legumbres de bote tenemos las siguientes:

Permiten ahorrar tiempo de cocción al venir preparadas y listas para consumir. Solo hace falta abrir el bote, enjuagar para retirar el exceso de sodio y ya se pueden consumir, solas, en ensaladas o en distintos platos y recetas súper nutritivas.

Contienen una importante cantidad de proteínas y fibra de excelente calidad, por lo que resultan el alimento perfecto para todas aquellas personas que practican deporte. Además, su consumo llena bastante, por lo que en largo tiempo no se nota la sensación de hambre, por lo que ayuda a perder peso.

Son fundamentales en la alimentación de personas vegetarianas o veganas, ya que de ellas obtendrán su principal fuente de proteínas y porque además, si se combinan con cereales o frutos secos, se consiguen todos los aminoácidos esenciales que el organismo necesita.

Ayudan a prevenir ciertas enfermedades, ya que el consumo de fibra y de hidratos de carbono tiene un efecto antiinflamatorio.

Tienen un bajo contenido en azúcar, por lo que ayudan a controlar el peso corporal, ayuda a prevenir la diabetes tipo 2 y es la alternativa perfecta para los que la padecen para poder consumir las cantidades de hidratos de carbono recomendadas.

Además son muy versátiles y resuelven en un abrir y cerrar de ojos, cualquier comida, tanto platos fríos, como calientes, ensaladas, guisos, potajes y hasta se pueden hacer hamburguesas, croquetas o purés. ¿Has probado alguna vez el hummus? Pues bien, si no es así, te lo recomiendo, es muy nutritivo, no engorda y es perfecto para la hora de la cena, como entrante o para comer a media mañana. Este puré de legumbres, se puede hacer a partir de garbanzos, lentejas o habas y añadirle complementos como el pimiento o el tomate. Está de muerte. También hay que añadirle un poco de comino, aceite de oliva virgen extra, una pizca de sal y tahini o aceite de sésamo.

Hummus de garbanzos con calabaza

Esta deliciosa receta contiene proteínas, hidratos y fibra, además de muchas vitaminas y minerales. Es muy sencillo de hacer y sobre todo, muy sano. Muchas de los ingredientes los tendrás en casa y los demás, los puedes conseguir en cualquier tienda de alimentación. Te chuparás los dedos. Sorprende a tu familia con un aperitivo nutritivo y delicioso.

Ingredientes:

  1. 250 gr de calabaza cruda cortada en dados
  2. 500 g de garbanzos de bote
  3. 1 cucharada de tahini o salsa de sésamo
  4. 1 diente de ajo
  5. 1 cucharadita de comino en polvo
  6. 1 cucharadita de pimentón dulce o picante
  7. 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra (AOVE)
  8. El zumo de 2 limones
  9. Sal marina al gusto

Elaboración:

  1. Echar todos los ingredientes en una batidora y batr hasta obtener una pasta homogénea y alcanzar la consistencia deseada.
  2. Decorar con pimentón y un chorrito de aceite de oliva virgen extra, frutos secos picaditos y un poquito de perejil.

Y listo, está de muerte, te lo aseguro, si lo pruebas, repetirás.