La lencería de novia

La lencería de novia

Si ya de por sí es complicado encontrar un traje de novia que te venga como un guante, os podéis imaginar cómo se pasa para encontrar una lencería adecuada. Y más si como es mi caso, tenéis una talla cercana a la 100. Afortunadamente encontré en mi camino a Lencería Paqui, que tenía este sujetador reductor que yo necesitaba. Ahora os voy a dar una serie de consejos para que no os pongáis de los nervios como me ocurrió a mí.

Y es que, se tiende a pensar que como la ropa interior no se ve, pues no hay que cuidarla. Pues craso error, amigas. Entre otra cosas porque  sus efectos en nuestra silueta son muy importantes. No sólo a nivel físico, ya que hace que ciertas prendas nos sienten mucho mejor, sino también a nivel psíquico, pues cuando nos sentimos a gusto con nosotras mismas, aumenta nuestra seguridad, nuestra confianza y sobre todo, se nos despierta ese lado más sensual. Y si eso marcha bien, estoy seguro de que la relación con tu pareja, también lo hará. O ése es al menos mi caso. Todo en una boda tiene que salir perfecto, incluso el famoso regalo que se entrega a los invitados, que tiene que ser original.

El otro día me sorprendió una estadística que decía, ya se sabe que hay números para todo, que el 70% de las mujeres no utilizamos la talla adecuada de sujetador. Para encontrar por fin el modelo adecuado, es importante saber unas cuantas reglas, que si tengo tiempo algún día os contaré, pero hoy me quiero centrar en la lencería nupcial.

shutterstock_446790421reducida

Dependiendo de la forma

Hay que saber elegir según el escote del traje de novia. Nunca debe verse el tirante y hay que evitar que la lencería se marque. Si tu vestido es de escote palabra de honor, el sujetador adecuado es el bandeau, con o sin relleno, con efecto push-up, lo importante es que relace el pecho. Y sobre todo, que una boda es un día de diversión y de baile, así que el sujetador perfecto debe permitir poder bailar sin necesidad de tener que estar sujetándose el sujetador a todas horas, que además de ser un fastidio, queda muy mal de cara a los invitados, que estarán con mil ojos ese día, aunque claro si se hace en la playa, seguro que no les importa tanto.

Otro consejo, si tu vestido tiene el escote en la espalda, pues la mejor recomendación que te puedo dar es que uses un sujetador de talle bajo que evitará que la tira del sujetador se asome por encima del vestido. Algo más propio de una choni que de una señora que acaba de serlo.

Si en el día a día hay que llevar la talla adecuada de sujetador, en el día de tu boda, usar una menos o una más puede arruinar la forma natural del pecho y por consiguiente el vestido.

Puedes estar tranquila, porque actualmente en el mercado hay una gran variedad de formas, diseños, estilos, color… pensados según para cada mujer. El modelo elegido no sólo debe estar acorde con el vestido, también debe adaptarse a tus curvas, pero ante todo para hacerte sentir bien por dentro y por fuera. Espero que te hayan servido estos consejos, aunque lo principal es que si estás pensando en casarte, el marido te salga regular, que como bueno no sale ninguno, pues nos conformamos con eso. ¿Verdad?