Apostar por la seguridad de los trabadores, un consejo del que ninguno nos podemos olvidar

Apostar por la seguridad de los trabadores, un consejo del que ninguno nos podemos olvidar

Está claro que, para el mantenimiento de una economía nacional y familiar, una actividad como el trabajo es imprescindible. A nadie se le escapa que esta es la manera más eficaz y segura de obtener ingresos, la que nos permite ir conformando nuestra vida e ir cumpliendo nuestros propósitos tanto personales como profesionales. Trabajar es un objetivo que todos y todas nos marcamos a lo largo de la vida y que queremos ver cumplido con la máxima de las celeridades. Y es que no es plato de buen gusto permanecer sin trabajo durante una cantidad de tiempo demasiado larga.

Pero sí que es cierto que el trabajo, en muchas otras ocasiones, puede ser objeto de problemas para las personas que lo desempeñan. En primera instancia, ya hemos comentado en alguna que otra ocasión que puede ser la fuente de la que procedan nuestros problemas de ansiedad o depresión, que cada vez son más comunes en el seno de la sociedad en la que nos encontramos. Por otra parte, es evidente que trabajar puede dar lugar a problemas o riesgos para la salud que necesitamos tener controlados de la manera más fiable posible.

Una noticia publicada en la página web de Europa Press Data indicaba el número de personas fallecidas en accidentes laborales en el mismo puesto de trabajo en 2019 hasta agosto era de 342, mientras que este año, hasta la misma fecha, han sido 393 (y eso que ha habido un periodo de hibernación de la economía provocado por la llegada del coronavirus). Estamos ante un asunto que constituye uno de los males endémicos de la sociedad y es evidente que las administraciones públicas tienen que poner, con la ayuda de todas las empresas, las medidas necesarias para reducir al máximo este tipo de accidentes y desgracias.

En cuanto a los términos globales, las cifras asustan todavía más. La página web de RTVE indicaba que el número total de trabajadores que fallecieron en el año 2019 en su puesto de trabajo o de camino al mismo fueron 695. Se trata de algo que nos entristece profundamente y que debe invitar a la reflexión social más profunda. Está claro que todavía podemos hacer más por garantizar la seguridad en los puestos de trabajo de todas las empresas y son muchas las personas que tienen como principal objetivo que esa sea una realidad más pronto que tarde.

Uno de los negocios en los que más problemas hay en lo que tiene que ver con accidentes laborales es el de la construcción. Por eso, el mejor consejo que se ofrecen desde las administraciones (consejos que, en muchas ocasiones, se convierte en obligación) es el de reforzar sus sistemas de seguridad en altura, que constituyen una pieza angular y básica para conseguir que las cifras de mortalidad y accidentalidad se reduzcan de una manera considerable. Los profesionales de Traltur nos han comentado que, año a año, crece la inversión de las empresas en este sentido y que ese es uno de los motivos que deben invitarnos a soñar con que este problema, por fin, empiece a desaparecer.

Son demasiadas las familias que han visto truncada su felicidad a causa de lo que acabamos de comentar. No cabe la menor duda de que este es un problema social de calado y que necesitemos resolver de la manera más rápida posible. Debe ser uno de los propósitos de todos los gobiernos en España y también en Europa. Y es que también en el resto de los países del Viejo Continente hay problemas en lo que tiene que ver con la protección de los trabajadores.

Una cuestión en la que es necesario ser rápidos

Tenemos la necesidad de ser rápidos en lo que tiene que ver con este asunto, porque lo que está en juego es la vida de muchas personas. Es evidente que los trabajadores son los primeros interesados en que este tipo de cuestiones salgan adelante de una manera ágil y efectiva, pero está claro que las empresas también tienen interés en resolver estos asuntos de este modo para no perder su buena reputación y para cuidar del mejor de los valores de los que disponen, su factor humano.

Son muchos los profesionales del campo de la prevención de riesgos laborales que están trabajando sin descanso para lograr los mejores avances en este tipo de asuntos. Y es que no es para menos. Desde luego, es evidente que se trata de una cuestión que es más necesaria que nunca y que va a seguir requiriendo del esfuerzo y del interés de todos y de todas. Nada puede valer más que la propia vida de los seres humanos y todo lo que afecte a su bienestar. Nos tiene que quedar bien claro.