El mejor regalo de bodas: una despedida a la última

Nuestro amigo Marc se casaba y desde el primer momento tuvimos claro que queríamos hacerle una despedida como mandan los cánones. A la hora de confiar la organización de la misma confiamos en Hot Despedidas, que llevan muchos años organizando este tipo de eventos tan de moda últimamente.

Había muchas opciones, pero optamos por Benidorm, pues había muchas posibilidades de ocio y nos gustaron mucho los alojamientos que nos ofrecieron y las despedidas que podían realizarse. La idea de hacer una fiesta en un barco nos encantaba y realmente sabíamos que es algo que le encantaría realizar.

A eso le sumamos un servicio de limusinas, ya que a él como enamorado de los coches sabíamos que le encantaría y podía ser algo realmente bonito. Contratamos también una cena espectáculo, con lo que todo estaba listo para sorprenderle.

Decidimos darle un giro y que pensara que íbamos a Milán a un evento de moda, ya que nos dedicamos al diseño de ropa para hombre, pero pese que le compramos un traje para ir todos a juego, luego descubrió al llegar al aeropuerto de Barajas que a la misma hora no íbamos a la terminal de embarque para Malpensa, íbamos para el aeropuerto de Alicante.

La sorpresa fue enorme, pero pensó que íbamos a un acto en una empresa del polígono de Altabix, cuando vio que venía una limusina a recogernos a los 4, la sorpresa fue aún mayor.

Realmente nos hacía ilusión hacer algo así y mereció la pena organizar algo así, todo salió a pedir de boca, puesto que al contar con unos especialistas en despedidas, nos pusieron los mejores servicios a nuestra disposición.

El fin de semana se hizo corto, como siempre que se pasa bien, pero pudimos gozar de buena fiesta, actividades al aire libre y buenas comidas y cenas. Al final era una despedida, pero también un homenaje a tantos años de amistad.

Quizás lo que más nos gustó , fue la tan esperada fiesta en barco nocturna. Fue una fiesta completísima con más grupos de despedidas. El barco tenía una capacidad de 150 personas y dos plantas, salón, pista de baile, proa, servicios e incluso su barra para las copas.

Nos recibieron a todos los grupos en el paseo del puerto alicantino y tuvimos una divertida cena con catering a bordo, acompañada de una barra libre durante la cena y dos copas por persona. A modo picante, hubo un detalle erótico para todos los asistentes y dos copas por personas, aunque al novio le dieron una más. Hubo sesión de fotos y luego baile en la discoteca del barco que fueron sin duda los momentos más divertidos.

Celebrar una despedida especial es posible

Si queréis hacer una despedida realmente especial, os recomiendo este tipo de planes, siempre teniendo en cuenta cuál puede ser la despedida que más se ajuste a los gustos del novio en cuestión.

Nosotros además de todo lo organizado, le regalamos un traje italiano y el viaje a Milán para él y su pareja, así podría cumplir otro de sus sueños y captar las tendencias más actuales en la moda para nuestro negocio. 

.