Un mismo baño, una decoración diferente

Cuando se lleva viviendo en el mismo piso una buena cantidad de años, de vez en cuando es conveniente hacer un cambio de imagen para no caer en el cansancio, en el agobio, porque nuestra casa debe ser el lugar en el que nos sintamos a gusto, donde encontremos la paz y el descanso, la desconexión y el relax después de un duro día de trabajo. Para ello y en contra de lo que muchos podamos creer, en la inmensa mayoría de las veces no necesitamos grandes obras, sino que simplemente con unos pequeños detalles podemos darle a la decoración un nuevo aire que nos haga ver el espacio como un lugar nuevo, haciéndolo más agradable y confortable. Por ello, buscando en la red encontré una tienda online que me encantó y que os recomiendo, está especializada en el trabajo de artículos de cestería y se llama Borrashnos, una empresa familiar que nació en el año 1955 y que desde entonces se dedica con buen gusto, al trabajo artesanal de la cestería.

Toda esta trayectoria de más de sesenta años la convierte en una de las cesterías de mimbre con mayor experiencia del sector y una de las mejores a nivel nacional por la calidad, robustez, elegancia, funcionalidad y sencillez de sus productos, desde donde intentan ofrecer cada poco tiempo nuevos productos, conjugando los tradicionales con los más innovadores y ofreciendo los mejores diseños en toda la gama de cestería de mimbre. Desde su tienda online, Borras Hermanos, nos ofrecen sus tradicionales cestas de mimbre, su colección de roperos y cajoneras ideales para el baño, mobiliario para jardín, baúles de madera, cajas, productos para hostelería, bandejas de ratán, botelleros, jamoneros, paneras… todo ello elaborado con la experiencia, rapidez, flexibilidad, espíritu de equipo y diálogo que les caracteriza.

Entrando ya en materia os cuento mi experiencia y es que deseaba renovar el baño de mi casa sin tener que afrontar grandes gastos ni realizar obras, quería darle un aire actual y para ello me centré en la decoración, ya que haciendo unos pequeños retoques pensé que podría quedar genial, y las opciones que barajé son las siguientes:

– Pintura. El baño cuenta con las paredes alicatadas con azulejos totalmente desfasados, con grandes flores. En el mercado existe un tipo de pinturas especial para pintar azulejos que funciona muy bien. Hay que tener en cuenta que es una zona húmeda por lo que el producto debe ser el apropiado para impedir la formación de moho o que directamente la pintura se nos borre con el tiempo por la humedad.

– Colores claros.  Si el baño no es demasiado grande, debemos tener presente que los colores claros hacen parecer más grandes los espacios, crean un efecto óptico realmente curioso, mientras que por el contrario si optamos por colores oscuros haremos que el espacio parezca más pequeño.

– Iluminación. Si se cambian las viejas bombillas de filamento por unas bombillas de luz led, estas aportarán luminosidad a la vez que reducirán el consumo. Esta luz puede ser blanca o cálida. En el baño es más recomendable la utilización de la luz blanca o fría puesto que es la más parecida a la luz natural y el aporte de luminosidad es mayor.  Se puede complementar esta luz general con algún punto de luz ambiental colocado sobre una repisa, como, por ejemplo, unas velas que nos aportaran una mayor sensación de relax.

– Sustituir la clásica cortina de la ventana por un estor claro, que no sea demasiado grueso, para que no pueda impedir el paso de la luz natural sin perder intimidad, por supuesto.

– Un espejo grande, enmarcado o con bordes biselados, ampliará visualmente el espacio, aunque debemos tener en cuenta que este punto lo deberemos iluminar por separado independientemente de la luz que tengamos en el cuarto de baño.

– Actualizar el mobiliario del baño cambiando los tiradores o las puertas de los muebles.

– Sustituir los accesorios, jabonera, vaso del cepillo de dientes, toalleros, portarrollos del papel higiénico… por otros más actuales y que podemos encontrar en tiendas especializadas por precios módicos.

– Renovar los juegos de toallas, eligiendo unas de fibras naturales, suaves, absorbentes, de buena calidad.

– Colocar una bonita planta de interior. El baño es un lugar idóneo para situarla pues tiene las dos condiciones indispensables para su desarrollo, humedad y calor, al mismo tiempo que nos aporta vida.

– Un pequeño jarrón con flores situado junto al lavabo nos alegrará cada mañana, a la vez que conseguirá crear un ambiente perfumado en la estancia.

– Un bonito cesto de mimbre con tapadera para almacenar la ropa sucia.

Un baño actual para una vivienda del siglo XXI

Si nuestro cuarto de baño se ha quedado demasiado antiguo o por la contra nos gusta avanzar con la tecnología, siempre podemos optar por hacer un gran cambio en este lugar y poner los últimos avances que el mercado nos oferta como lavabos con sistemas inteligentes de ahorro de agua, duchas y bidés con sistemas similares que fomentan un consumo más racional del elemento que tanta falta nos hace y que tan mal utilizamos e inodoros tecnológicos que incluyen calefacción, chorros de agua templada, secado con aire, sistema de eliminación de olores, limpieza automática y una solución antibacteriana entre otros y aunque más propios del mercados nipón, ya los comenzamos a ver en nuestro país.